Primera imagen gráfica sobre las Fallas

Primera imagen gráfica sobre las Fallas

Primera representación gráfica conocida sobre la Fiesta de las FallasSe dice que esta fue la primera representación gráfica sobre la fiesta de las Fallas. Se trata de una ilustración que data de 1860, aparecida en el “Calendario pintoresco, profético, astrológico y lunático del Reino de Valencia”. Alude y critica la moda del miriñaque, tan usado en aquella época.



Related Articles

Candidatas a Corte de Honor, año 1955

Las Candidatas a formar parte de la Corte de Honor de la Fallera Mayor de Valencia, en un típico posado,

Cant de l’Estoreta, 1973

Los niños siempre han sido los protagonistas del célebre certamen del Cant de l’Estoreta. La imagen data de 1973 y

Fallas 1955

Nos adentramos 55 años atrás en la Historia de nuestra Fiesta reina. Aquí tenéis en imágenes todo lo que aconteció

1 comment

Write a comment
  1. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.
    SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ. 6 abril, 2010, 18:45

    Valencia es la ciudad de las paradojas, pues es el lugar en donde más se pronuncia “La magia del fuego” y es el lugar donde más se ignora dicha magia. Es el lugar en donde se menciona la “Justa Justicia/ tribunal de las Aguas” y es el lugar en donde nadie sabe que es tal cosa.

    Si omitimos la amañada cultura Cansalà, Nostre –Foc– en último llamado “Falla y Foguera” y en origen (Stot), tiene concisa e inconfundible su trayectoria, pues para los que vivimos la cultura natural valenciana es el fuego que en petición de justicia encendemos los valencianos, pues en honor encendemos la –Cordà; el Foc Stot es el –Foc opuesto al –Foc Cordà–.

    De sobra es sabido que los naturales huertanos valencianos las Leyes de la Huerta sin que nadie les obligue todas las cumplen; son Homens y todas las cumplen. Sin que nadie escriba nada, lo publique, lo imponga, los valencianos a sí mismos se obligan en el cumplimiento de las leyes naturales aquí conocidas como Usos. Siendo la primera de estas leyes el aprecio que uno a sí mismo se tiene; apreciando el valenciano de sí mismo en primer lugar el ser Home, pues siéndolo el mal repeles y el bien atraes.

    Si nos atenemos a la justicia y ritos del Tribunal de las Aguas, vemos que todas sus sentencias se limitan a recordar la conducta de aquel a quien juzgan en función de lo que en negativo condiciona a sus convecinos; “Voste es Poc Home”. “Voste No es Home”. “Voste es Cansalà”. Sentencias que no tienen multa ni castigo alguno, ni privación de libertad, ni eliminación de la vida. Pero que son despiadadas, crueles y eternas; son las peores sentencias y castigos que se pueda imaginar. Las sentencias pronunciadas en –Voste – y calladas en su realidad, en lo inmediato no tienen efecto alguno sobre quien infringe la ley de la huerta, lo tiene sobre sus descendientes; son condenas en estirpe. Son exactamente las mismas condenas que da el huertano en deseo particular de justicia cuando enciende un Stot.

    La sentencia en Sindicato de los Síndicos del Tribunal tiene el mismo efecto en su realidad que la asumida por el fuego en el Ninot. Justicia por el labrador reclamada cuando alguien injustamente le afecta y perjudica, pues en estos casos no recurre a los jueces humanos, recurre a la divinidad del Agua y del Fuego y la justicia solicitada se cumple. Siempre se cumple. Los valencianos naturales temen, temen más, mucho más, a la justicia que pide el justo cuando recibe injusticia, petición al Uso, leyes de la Huerta, que a la justicia que da el juez, así sea el mayor del reino.

    En Natural Valensià, toma el nombre de Falla, Foguera, Fogata, el Foc que en anterior fue mencionado por los naturales Traca com a Ninotà, y en anterior a los Traca como Foc Fel, y en origen Foc Stot. Fuego que en inmemorial siempre acompaña a los valencianos en su deseo de justicia.
    Y es precisamente tras la Batalla de Almansa cuando los valencianos pierden sus fueros escritos, cuando de forma milagrosa –de los santuarios de las canteras valencianas y del campo, sale la natural y guardada creencia del Fuego Traca, y se expande totalmente a todos por todo el territorio valenciano. Dando una tolerancia en la cual los ajenos sin problemas practican sus creencias y ritos, y los naturales los suyos.

    El origen del Foc falla, –Foc Stot o Fel – nos viene de nuestros antepasados los labradores celtíbero/edetanos anteriores a la era cristiana; en primer lugar como auxiliar en las labores del campo; y en segundo en realidad taxativa de justicia. Siendo ambas cosas dadas por la creencia en la tierra el agua y el fuego. Creencia natural de este lar y de las gentes que desde antiguo lo habitan y que cultivan la cebada y el trigo. Cultivo que requiere arar las tierras y tener a las aves del campo en pro y dominadas, cosa lograda con facilidad pues cuando el natural labrador valenciano auxiliado de bueyes o caballos rotura la tierra con intención de desmenuzarla y desparasitarla, y nutrirla con los excrementos de las aves, se las ingenia para que estas le acudan y voraces coman los insectos y con sus deyecciones le abonen su campo.

    Así cuando el labrador ara sus campos y le acuden las aves y se comen los insectos, las aves que acuden son su bendición, pues desparasitan la labor y a la vez con sus excrementos la abonan; pero son maldición si cuando se siembra las mismas aves acuden a los sembrados y se comen el grano de sementera. De comerse las aves el grano sembrado no hay cosecha.

    Tras roturar el campesino sus campos y acudir las aves y quedar desparasitada la labor, al esparcir y sembrar el grano este queda varios días abandonado en la tierra hasta que finalmente germina, tiempo suficiente para que las aves acudan y se lo coman. En tierras valencianas para que las aves no acudan a los sembrados y se coman el grano esparcido en la tierra los naturales recurren a la creencia y esta soluciona el problema de forma natural y sin hacerles ningún daño a las beneficiosas aves.

    La creencia que auxilia a los labradores celtíbero/edetanos en el cultivo de los cereales y en todo tipo de cosechas, tiene un ardid, –llámese físico/espiritual – por medio del cual logran ahuyentar a las aves. Este ardid consta de una parte física llamada Stot y Bocha Fel, y del natural y correspondiente rito espiritual valenciano del Foc. El Stot es una simple cruz de palos Stipe; La Bocha Fel es el repelente espiritual de las aves en el cultivo de la tierra; y ambas cosas aunadas son el instrumento para hacer justicia els Homens.

    La ciencia y magia a la cual el labrador recurre consiste en tomar dos troncos Stipe, uniéndolos en forma de T, Ť, –Stot; añadiendo en los extremos del horizontal dos Boches Fel. El Stot de troncos se planta en medio del sembrado forrándose la cruz de –Rastoll o paja (en los tiempos cristianos), incluso a esta se le da apariencia humana vistiéndola con ropas que pueden ser masculinas o femeninas. Espectro al desnudo o vestido que de por sí no espanta ni ahuyenta a ningún pájaro o ave. E incluso por su característica de estar hecho con paja atrae las aves para hacer allí sus nidos.

    Cuando del Stot se cuelga la Bocha Fel, la cruz automáticamente pasa a ser repelente in imaginado de las aves; A ella las aves nunca se acercan. Donde esté el Stot las aves no van. En donde se coloca, huyen. La cruz que de por si no ahuyenta a las aves, si se le coloca una sola de las mencionadas –Bocha, una sola, el Stot cruz pasa a ser ahuyentador de pájaros; es al vulgar entender un –Espantapájaros –. De colocarse una –Bocha en cada mano extremo de la cruz, es un autentico espantapájaros. De colocársele una en cada extremo de la cruz, manos, y una en cada parte media, codos, el espantapájaros es infalible; al campo en donde se plante no acude ningún ave.
    Hecho el espantapájaros a continuación y en el dominio del mundo mágico los valencianos naturales al Stot le cuelgan la Bocha Fel, y bautizan (Batech) en Maldisiò su obra. Tras los ritos de bendición a la cosecha y maldición a quien la malogre esto se escribe en una cartela inrri que se cuelga del palo vertical. Si lo hecho se aviene al rito valenciano –Stot–Fel, ninguna de cuantas aves vuelan se acerca a dónde está el –Stot. Lográndose con esto que las aves no perjudiquen la cosecha–.

    El hecho de convertir el Stot de paja en repelente de las aves se debe a la cuestión mágica de la propia –Bocha, ya la gracia del valenciano para maldecírla, además de lo deseado en la cartela que del cuello se le cuelga. Pues allí donde se meta el Stot con Bocha Fel, repele todo lo negativo que al campo le pueda ocurrir mientras lo positivo se desarrolle. Razón por la cual cuando la cosecha en positivo ha sido recogida al Stot se le da fuego y se quema, pues de no hacerlo las aves no acuden y no desparasitan de nuevo la tierra. Para proteger la siguiente cosecha se hace otro Stot con –Bocha Fel. A cada cosecha le corresponde un Stot. Como la cosecha de trigo es anual, anual es la quema del Stot.

    Cultivada la cosecha y hecha la recolección el –Stot– no puede quedar plantado ni puede guardarse en ninguna parte pues esta se puede malograr, razón por la cual inexorablemente ha de ser quemado, en cuyo momento al labrador valenciano que ha sido intachable en su conducta la –Lley de Ma–, Ma Lley–, Ley de la Huerta, Ley del agua y del fuego le brinda su inmensa justicia de forma gratuita y eficaz; le brinda la opción de solicitar y recibir justicia de todas aquellas cosas que en injusticia se le hayan hecho, siempre que él haya sido justo.

    Si el labrador toma la cartela del –Stot y en ella graba en –Espardeña – su demanda de justicia, el –Stot queda bautizado de –Ninot. Si a este –Ninot se le da fuego, la Ley de la Huerta se activa a favor de quien siendo justo hace la petición. La Ley de la Huerta, Ley del Agua y del Fuego se encarga de que la justicia solicitada se cumpla. Y sí; –que nadie lo dude – dicha justicia siempre se cumple.

    Lo hecho se convierte de esta manera en el arma más potente que a un huertano en su defensa se le puede dar, siempre que se defienda de sus injustos enemigos y siempre que él sea Home. Si el huertano –siguent Home – maldice a todos aquellos que le han perjudicado, la Ley de la huerta, los Usos, ponen en manos del huertano en demanda de justicia, –La de la Huerta – toda su realidad, la cual puesta en marcha nadie para ni en humano ni en divino.

    Para lograr lo propuesto en defensa de la dignidad propia y en contra de aquel que la perjudica, el labrador que hace el rito puede quemar el Stot donde está, o tomarlo, tomar el espantapájaros y –Plantarlo allí donde él crea conveniente. A continuación del cuello del espantapájaros cuelga un tablón o papel en donde se anota el nombre de aquel a quien se desea se le aplique la justicia natural, o si se cree conveniente en verso Chufa se dicta la sentencia. A partir del momento que esto se hace, se –Batecha, –entiéndase en valenciano natural – el Stot, tomando a partir de ese momento el nombre de –Ninot. Nombre que en valenciano natural no viene de –nino o muñeco; Que nadie fatigue su inteligencia pensando que viene de muñeco, no es así, pues en el natural hablar valenciano a las personas y a todo se las menciona por su nombre y apellidos, añadiendo a estos el Nom Ombra, que puede ser –Bon Nom o –Mal Nom, cosa que en común se le llama apodo. De tener la persona Bon Nom se la menciona siempre por este. De tener Mal Nom lo mismo.

    Así en el valenciano natural huertano el Nom Ombra Bon Nom máximo es el de “Glorios y Seler”, que aplicado a una persona no es necesario explicar que más virtudes positivas ya no le caben. En cambio –Parot, es el –Nom Ombra Malnom que se da a todos aquellos insectos que te chupan la sangre.

    También en el valenciano natural huertano, –Trompellot, es el –Nom Ombra Malnom que se da a todos aquellos animales de los que no te puedes fiar, pues si te fías de ellos te desgracian.
    En concreto y en valenciano natural huertano, –Ninot, es el –Nom Ombra Malnom que se da a aquella persona que tiene las virtudes negativas del –Parot, y del –Trompellot. –Cansalà, –Foser, y –Ninot, son lo mismo.

    Si el Stot con –Bocha Fel, se –Batecha, y se le da el nombre de quien se quiere castigar, este pasa a ser –Ninot a corregir por la gracia de la Tierra del Agua y del Fuego. Si a continuación se quema el Ninot, el fuego se encarga de que en tierras valencianas el sortilegio de justicia se cumpla.

    Quienes en mal uso del Us aplican su gracia al –Just– toda la justicia natural cae sobre ellos. El fuego del Stot espantapájaros toma en nombre vulgar valenciano de –Foc Fel, indistintamente que se le hagan o no los sortilegios.

    Mientras en las huertas valencianas así se hace, esto se llama –Foc Fel, o –Foc Stot al Ninot. En vulgar para aquellos castellanos y catalanes que de esto nada saben es simplemente una hoguera, una –Falla, y en último una –Foguera.

    El –Foc Fel– lo hacen en todos los tiempos los celtíbero/edetanos, los valentinianos, los balansiyanos y los cristianos últimos; y en reciente aun hay valencianos que lo hacen. El que se haga no indica maldad alguna por parte de sus autores, ni tampoco negativismo; es positivismo en grado máximo pues la justicia lograda lo es para bien, y la sociedad que funciona en su respeto y temor es justa.

    Lo que los naturales hacen con el Stot no es aprobado por los ulemas en los tiempos islámicos, ni después por los teólogos cristianos. Pues las dos creencias niegan –que las demandas de justicia al rito natural celtíbero/edetano se cumplimenten; pero no pueden evitar que los huertanos las apliquen. Y ya en los tiempos cristianos últimos cuando algún sacerdote católico valenciano se entera de que sí se hace, procura corregir discretamente a su parroquiano para que no lo diga ni enseñe; tras esto el huertano nunca es denunciado a la Inquisición. A los condenados por la Inquisición o el Santo Oficio, que lo mismo da pues son la misma cosa, de normal se les da muerte en garrote o en la horca, y después son quemados en la hoguera, o simplemente son quemados vivos en la hoguera. Y sabiendo los eclesiásticos de la Inquisición de la gracia de los naturales valencianos aplicando la justicia huertana del fuego, ninguno se arriesga a ser declarado –Ninot– por un huertano.

    El gran respeto guardado entre los huertanos Homens, musulmanes y cristianos, que ellos se guardan, se comprende cuando se comprende lo que acabamos de narrar; pues quien hace injusticia en los ajenos si estos lo desean, ésta a él le revierte, de forma especial a sus descendientes. No se puede desear o hacer un daño a un Chust, pues en este caso el daño lo sufre quien lo desea y en especial sus descendientes. A todos aquellos que son Home, Chust, ya se guardan todos de hacerles ningún mal ni de dedicarles Ninot Fel. En cambio a los Cansalà que se lo merecen y no son Homens todos se los dedican.

    Gracias a esta natural forma de comportarse els Homens Valensians sin necesidad de que nadie les obligue ellos son Homens.

    Lo que toda la vida han hecho los huertanos y en último hacen los republicanos, y los eclesiásticos siempre condenan, inesperadamente empiezan a hacerlo en ardid enrevesado los asiduos de las sacristías afines a las parroquias. Ellos también toman espantapájaros hechos en el momento, pero sin Bocha Fel, los fabrican y los visten meticulosamente con gracia, para que tengan alguna característica que dé risa, y también los bautizan con letreros. Estos muñecos no tienen el carácter Stot Fel, sino socarrón y de mofa, riéndose precisamente en sus INRRI de los políticos republicanos y sus ingenuas pretensiones. Nace de esta manera un modo socarrón de reírse la beatería de quienes saben hacer las magias valencianas naturales. De esta forma se les devuelve la bofetada a quienes siempre viven los naturales ritos del fuego, y como estos espantapájaros no tienen realidad espiritual nadie les hace caso.

    Lo hecho asombra, pues lo hacen precisamente quienes han sido antes partidarios de que no se hagan. Y además ellos le dan a lo hecho el secreto a voces de que lo hacen, e incluso difunden desde los pulpitos de las iglesias metropolitanas que dicho fuego es Ven Vist, y también se comenta, como si no se comentara –que dicho fuego es cristiano. Los que lo hacen no se esconden cuando queman sus espantapájaros, pues cuando les han de dar fuego no tienen ninguna prisa; los plantan por la mañana y los queman por la noche. Y cuando se hace la rémora del Foc Fel, se procura que todos los feligreses de la parroquia se enteren y participen. De esta forma el espantapájaros plantado, del que todos se ríen y al que nadie le da fuego, es aplaudido por los beatos parroquiales como fuego cristiano de toda la vida.

    Dada la autoría de quienes esto hacen, quienes asisten a verlo son muchos; y aunque otros muchos más duden de que lo que se está haciendo es obra cristiana, poco a poco se convencen de que sí.

    Cuando estos monumentos harto sencillos, hechos por las buenas gentes parroquiales ayudadas por escultores y por pintores, se plantan en la ciudad de Valencia, su éxito es asombroso y todos acuden a verlos, pues todos creen que lo hecho sigue la magia huertana; Así estos monumentos son plantados de madrugada, acudiendo todos a verlos durante el día, pues se queman por la noche.

    Lo así hecho es todo un éxito. Aquello tiene más éxito del que nadie imaginaba. Siendo a partir de ese momento cuando los periódicos de la época empiezan a dar someras referencias de que se hace fuego lúdico en la ciudad de Valencia, pues anteriormente del fuego Fel Mágico nada han dicho.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Rss Feed Tweeter button Facebook button Technorati button Linkedin button Youtube button