La Cordà, Paterna

La Cordà, Paterna

Cordà en PaternaUna de las fiestas de índole pirotécnico más espectaculares de la Comunidad Valenciana, que se celebra anualmente en la localidad de Paterna, muy cerca de Valencia capital. Se habilita en una de las calles céntricas de la población un espacio en el que no se puede entrar -y del que no se puede salir- y, como si de una jaula se tratara, se encierran los mozos parapetados en auténticas corazas para dar rienda suelta al fuego y a los populares petardos “borrachos”, que en un zig-zag peligrosísimo persiguen a los mozos y provocan un espectáculo visual mezclado con un intenso olor a pólvora que llega a emborrachar. Dicen que el que lo prueba, repite…


Tags assigned to this article:
borrachosCordàPaternapetardospirotecnia

Related Articles

El Ball de la Moma

Representación del “Ball de la Moma” en la Procesión del Corpus. Valencia, mayo 2009.

Arco de entrada a la Feria de Julio en 1895

Puente del Real, año 1895. Arco de Entrada a la Feria de Julio. La primera edición de la tradicional Feria

Cartel de la Batalla de Flores 1909

Durante la celebración de aquella memorable Exposición Regional Valenciana, que marcó un antes y un después en la Feria de

4 comments

Write a comment
  1. juanje
    juanje 4 abril, 2010, 22:55

    Un auténtico espectáculo. Estás invitado a http://www.lacorda.es 😉
    Saludos.

  2. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.
    SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ. 5 abril, 2010, 16:09

    CON LA INTENCIÓN DE ACLARAR LA MALA EDUCACION DE LA CORDÀ.

    Cuando los valencianos siguiendo nuestra cultura tradicional y nuestras creencias hacemos un fuego Traca, lo que hacemos es sagrado, pues nuestras creencias para nosotros también lo son. Siendo el Foc Cordà uno de los principales fuegos que conforman los ritos de nuestra creencia.

    La Cordà y el Stot (Falla) son los dos únicos fuegos que contemplan en su ancestral rito y creencia la totalidad de la realidad del Home o realidad humana.
    El motivo de la falla es la vergüenza y la denigración humana –que allí se condena, y en la Cordà –que es su fuego antípoda, el motivo es todo lo contrario, es el Foc en Honor a la dignidad humana, a quien es Home.

    La Cordà es el único fuego de nuestro ritual valenciano Traca, el único que contempla en su totalidad el merito de la dignidad humana.
    -De la Cordà que durante 200 años hemos hecho con Couet, sabemos con exactitud cuando nace, también sabemos como era en la cantera este rito anteriormente, y de cómo se hiciera y se debe de hacer nada ignoramos. –A poder ser el plural de Couet lo omitimos–. Lo que callamos es por que debe de ser callado.

    La Cordà Natural Valenciana a Rite Propi, nace en Betera tras la Guerra de la Independencia, y a la misma velocidad de la combustión de la pólvora de inmediato su rito se extiende por todos los pueblos valencianos, incluso por aquellos que no lo son y pertenecen a otras provincias. Y en todos los sitios que se hace, quienes la hacen repiten y repiten siempre el mismo rito. En todos los sitios en donde la hacen observan el Honor al Home, pues el único motivo por el que se hace; se hace para honrar la dignidad humana.

    La gentes valencianas hacen la Cordà por un solo motivo: Ofrenar el Foc a todo aquel que en su merito se lo merece. Pues en nuestra creencia natural no existe nada superior al fuego, ni con nada se puede reconocer el merito humano; sólo con fuego. Y aquel que recibe siendo Home la Ofrena de otro Home –en la Cordà–, ya no le cabe mayor reconocimiento a su dignidad. –

    Recordemos como es la Cordà. Y que es la Ofrena.
    El rite natural de la Cordà se hace en una calle lo más larga posible, atando en su centro una llarguera que se pende por sus extremos a sendos balcones de forma que la corda llarguera quede sujeta en diagonal a las dos fachadas de la calle. De la llarguera se pende una plataforma de madera llamada carro en los pueblos labradores y barca en los marineros, plataforma carro o barca que nos sujetará la Pesa, nombre que le damos al conjunto de 12, 24, o 36 Couet, que el Mestre Coueter coloca pendidos sobre la plataforma. Del carro o barca pende una cuerda, de la cual tira un Traca Coueter, de forma que el carro o barca se desplaza por el centro de la calle y así el Couet al caer puede ser Ampomat per els Homens y con el Foc de Couet puedan hacer la Ofrena a quien estiman. El Couet de Cordà es de 3 a 9 pausas y chorros, cosa que se procura –sean las pausas y los chorros que sean, que en tot Couet sean las mismas.

    El rite natural de la Ofrena en la Cordà consiste en tomar un Couet, y ofrecer su Foc a aquella persona –abuelo, –padre, –hermano, –familiar, –amigo, – a todo aquel que se aprecia y se lo merece. El Foc del Couet se ofrece en Ofrena a la persona que nosotros le hacemos el máximo honor, pues en Traca ya no existe otro mayor. Es el rito del fuego que se hacen las personas mayores o abuelos – entre si, a sus nietos, a sus hijos, a sus sobrinos, a todo aquel que quieren o aprecian. Al Cansalà todos se abstienen de hacerle Ofrena, pues de hacerla queda maldecido quien la hace.

    La Cordà se inicia estando la calle en donde se realiza el rito llena de Homens – que visten al natural y según el clima de la fecha, siendo potestad del Mestre Coueter el dar los tiempos necesarios a cada pauta de la Cordà, cosa que comunica a todos por medio del Tro Toc, que puede ser en Parva o al Nuvol. Al Mestre Coueter nadie le da órdenes. La Cordà empieza con la Ofrena dels Vells Homens. Los viejos Honorables y Homens se Ofrenen el Foc del Couet que ellos llevan en su Coisinera. En dicho inicio sólo ellos encienden Couet, todos los demás Homens –maduros y jóvenes– que participan en el rito se están quietos, callados, y solo miran atentos a lo que hacen los abuelos. Si un abuelo busca a una persona concreta y le pide permiso para hacerle una Ofrena, la persona no se puede negar y durante el rito se está quieta. Cuando los Venerables y Honorables Homens terminan, el Mestre Coueter con un Tro Toc comunica a todos que se inicia la Cordà de Gent, en la cual todo aquel que lo estime puede hacer Ofrena.

    A partir de ese momento desde el balcón de Rechimentà el Mestre Coueter carga la Pesa sobre el carro o barca la enciende y da la cuerda que la arrastra un tiraor, el cual, al Pas, al Paset, o al Pasot, la traslada por todo el trayecto de la Llarguera mientras quede Couet. Al paso del tiraor las gentes que llenan la calle se apartan, cerrando de nuevo el hueco llenando todo el espacio que hay debajo de la Pesa. Esta Gent Home camina al mismo paso del tiraor, atentas a que cada Couet inicie su fuego, en cuyo momento y al caer con valentía y maestría toman el Couet al vol, Fan la –Ampomà del Couet–, los más valientes saltan y toman el Couet apenas queda libre, y cuando de nuevo tocan el suelo corren en busca de la persona a la que le quieren hacer la Ofrena. Con el Couet en la mano y pendientes del numero de chorros de Foc, el valensià demostra que es Home y li fa Ofrena a un atre Home. Pesa tras Pesa y mientras dure la Cordà el rito se repite y repite siendo esto la felicidad máxima para todos aquellos que hacen Ofrena, y para todos aquellos que la reciben. Es una vergüenza asistir a una Cordà y que nadie te haga una Ofrena. A quien esto le ocurre nunca más vuelve a una Cordà. Como tampoco asiste a una Cordà aquel que teme no le hagan Ofrena.

    Con mucho o poco Couet, cosa que depende de la economía de los festeros, cuando el Couet de la Cordà se ha terminado, el Mestre Coueter con un Tro Toc lo indica a todos, pasando a partir de ese momento a encender cada asistente a la Cordà el Couet que él compre, o ya tenga, con el cual se hace Ofrena. Cuando el Mestre Coueter cree conveniente ordena por medio de un Tro Toc el fin del rito de la Cordà.

    Formando parte de la Cordà els abuelos de la primera Ofrena realizan el rito del –Bouet–, Rite del Foc destinado a los niños que están junto a sus madres y abuelas en las bocacalles adyacentes a la calle donde se realiza la Cordà.

    Cuando los abuelos han terminado con su inicial Ofrena, ellos se retiran a la casa ya preparada al efecto y se visten de Bou, cosa consistente en un sayal con rabo y con cabeza y cuernos de toro. El abuelo vestido de toro arrastra una cuerda o ramal al cual se ha atado por su mecha Couet Femelleta. La Femelleta es un Couet que arde con poca fuerza en sus chorros y pausas, y que se arrastra por el suelo, al que se atan de cinco a nueve Eisides Fluises, que quedan libres cuando explota el Tro. Es el fuego de Bateix del Foc a los niños que les dan sus abuelos. Al paso del Bouet los niños se refugian en las faldas de sus madres y abuelas mientras estas les animan a que no tengan miedo –pues el toro es su abuelo. Cuando se termina el Foc Femelleta del primer Bou, otro abuelo con la misma vestimenta le sigue y repite el Foc. Cuando los niños pierden el miedo entran con sus madres y abuelas dentro del Foc de la Femelleta y saltan y bailan con alegría. Estos niños posteriormente entrarán en la Cordà de la mano del Padrì que les enseña todas las formas y los ritos. El Padrì suele ser el abuelo, el padre, un tío, o cualquier persona que aprecie a tu familia. Él es quien te enseña la Ampomà y la Ofrena.

    Partiendo de la original forma de hacer la valenciana Cordà, tenemos la Cordà Plana, en la cual el Couet pende directamente de la Llarguera; tenemos la Cordà Caña de Bocairent, en la cual el Couet pende directamente de un palo o una caña, y en ultimo y dada la enorme cantidad de Couet que se tira tenemos la Cordà de Paterna, en la cual el Couet por seguridad se almacena en cajones de donde se sacan y se les da fuego.

    Durante dos siglos en los pueblos valencianos quienes habitan en la calle donde se hace la Cordà, viven contentos de que allí se haga, y enseñan orgullosos a todos las señales del Foc que marcan sus fachadas. El vivir en la calle de la Cordà en los pueblos valencianos siempre ha sido una honra.

    En el lado opuesto a los honores de la Cordà tenemos la negativa actuación de los Cansalà, personas negativas donde las haya que al estar faltas del carácter valenciano natural siempre han combatido que la Cordà se haga. Siendo estos Cansalà los que de asistir a la Cordà en ella hacen Borregà; es decir –malogran todos los ritos naturales valencianos. Queman a las personas, cosas, y allí donde pueden malogran la Cordà. Allí donde ellos han triunfado deja de hacerse la Ofrena, siendo cosa harto vergonzosa para los valencianos el que dicho rito desaparezca. Allí donde ellos triunfan desaparece la Cordà con Llarguera, con carro, con barca; desaparece la natural Cordà. En los pueblos valencianos donde el carácter Home Valensià se pierde y se copian fuegos y el carácter de otras partes, en esos pueblos deja de hacerse la Cordà. Presumir de valencianos y no hacer Cordà al rito natural es ser lo que se sea –pero lo que se sea no es valenciano natural. Lo malo es que al paso de los años y quedar en el olvido los ritos de la Cordà los Cansalà muestran esto como cosa positiva, pero no, no lo es, pues nada supera al carácter Home del rito de la corda. El que en estos momentos se haga o no se haga, y como se haga, es la mejor muestra de qué carácter tiene como valenciano cada pueblo valenciano.

    En el caso de la Cordà, recuerdo a todos la honrosa anécdota en los finales del siglo XIX, principios del XX, en donde un personaje –Home tullido de Paterna–, que había sido alumno de la Casa de la Misericordia de Valencia, que invitaba a todos sus compañeros de asilo a la Cordà de su pueblo, resultando ser estos personajes minusválidos los principales Homens de la Cordà, pues els vells de Paterna y –todo Dios–, era a ellos en su merito a los primeros que les hacían Ofrena. Paterna era Poble de Homens molt Homens; cosa esta muy difícil de comprender hoy en día.

    So. Andrés Castellano Martí

  3. javierfurio
    javierfurio Author 5 abril, 2010, 20:16

    Estimado Andrés:

    Quedamos profundamente agradecidos a tu aportación. Realmente es una verdad como un templo esa costumbre que existe actualmente en algunos sectores de criticar, desde la más atrevida ignorancia, ciertos ritos o tradiciones ancestrales de nuestro pueblo que, como tú dices, en su origen y motivación emergen de la más pura y noble expresión con que un pueblo, con mejor o peor suerte, logra reencarnar su realidad cultural a través de sus hijos. Gracias de nuevo y te animo a que participes con nosotros cuantas veces quieras y, además, si tienes a bien propongas temas que eches en falta (que seguro que hay miles, porque no dejamos de ser meros aficionados a los que les gusta Valencia, nuestra Tierra).

  4. SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ.
    SO. ANDRÉS CASTELLANO MARTÍ. 6 abril, 2010, 09:00

    Estimado Javier Furió. Siempre que defendáis la natural cultura valenciana, me tenéis con vosotros, pues yo estoy en esa línea y dedico todas mis energías a que lo nuestro y natural se recupere, pues otros ya se encargan de mal educar a los valencianos y de desaparecer lo propio.

    Por ejemplo el articulo, lo tituláis la Cordà, y la foto que ponéis es la de un Correfoc. Y siendo concretos y sin tener nada en contra del Dimonis Correfocs, quienes anulan y desaparecen la Cordà natural valenciana, precisamente en su lugar ponen els Dimonis Correfocs. Cuando en la Cordà para els Homens también se hace el Bou o Bouet de Femelleta para los niños.

    Los valencianos tenemos un alma colectiva cuya espiritualidad a sobrevivido durante más de tres mil años gracias a la creencia en el agua y el fuego; si alteramos ambas cosas, sus ritos y creencias, los valencianos caemos en minús/valía o inutilidad total como pueblo. Pues todo cuanto hacemos con el agua y con el fuego no tiene nada de lúdico, es todo creencia.

    En cuanto a los temas que yo os puedo ayudar, tenéis todos los del agua, y todos los del fuego, así como todo aquello que se relacione con las creencias naturales valencianas. Tribunal de las aguas y origen cultural de nuestras tierras.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Rss Feed Tweeter button Facebook button Technorati button Linkedin button Youtube button