Escondite entre cerámica de Manises

Dos niños, jugando al popular escondite, se refugian tras un banco de piedra sin conocer la riqueza y singularidad de lo que están usando como parapeto. Hace años, muchos más de los que quisiéramos, no había jardín, patio o terraza en Valencia que no tuviera entre su mobiliario algún elemento con esta preciosidad: la cerámica de Manises, con sus predominantes colores azul cobalto y amarillo, vestían bancadas, poyos, barandillas, escaleras… Estos dos bancos escoltan una magnífica palmera en el patio de una casa deshabitada en la calle Trinitarios de Valencia. Un tesoro escondido que bien vale, al menos, una foto.

escondete-deramica-manises

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.